Bale y Cristiano Ronaldo se reparten las faltas