Una BBC lastrada quiere recuperar su mejor versión en la Champions