El Atlético despide el año jugando en uno de los estadios más caros del mundo