Simeone llegó a Anoeta tranquilo y relajado pero… le duró poco