Motivado, sonriente y con muchas ganas de trabajador ha vuelto Griezmann al Atleti