Al Atlético no le para ni el frío ruso