La 'obra de arte' de Yannick Carrasco: un regate de locura en cuatro pasos