Si el Atlético prueba que el balón no salió del banquillo, Simeone podría no ser sancionado