El Atlético echa cuentas para seguir saneado: avanzar en Champions y quedar tercero