El Atlético está crecido ante el momento del Barça y quiere repetir la gesta de hace dos años