El Atlético se conjura para asaltar Mestalla