El Atlético de Madrid no dio opción al Espanyol y recuperó la sonrisa en su fortín