La clave del éxito del Atlético de Madrid ante el Bayern de Múnich: resistir e insistir