El Atlético se baja del tren de la Liga: Levante sigue siendo gafe para Simeone