La esencia del Atlético de Madrid permanece viva: la entrega y el sacrificio