El Atleti no tiene miedo al frío ruso