El Atleti tendrá que encadenar a Griezmann si quiere seguir disfrutándole en el Calderón