El Athletic juega en una Ucrania azotada por meses de conflicto bélico