¿Tiene miedo la afición del Bernabéu?