Wembley volverá a vivir un momento histórico: el partido de la paz y contra el terrorismo