Unidos contra el dolor: el Inglaterra - Francia de Wembley fue un grito a la libertad