Arda y Diego Costa, los amos del Calderón