Anoeta volvió a poner las cosas difíciles a Neymar