Así es André Gomes, el chico que ilusiona a su pequeño pueblo portugués