Ancelotti, ante su momento más tranquilo desde que llegó al Madrid