Ancelotti, el entrenador 'perfecto'