Ancelotti vuelve a encontrarse con Simeone, su bestia negra, y... ¿se juega el puesto?