Ancelotti aún no disfruta con el juego blanco