Ancelotti se despidió entre lágrimas tras el partido ante el Getafe y fue ovacionado