Ancelotti cambia los chicles del banquillo por el cigarro en la grada de Cornellá