Ancelotti bromea con su movimiento de ceja: “¡No lo puedo controlar!”