Amenazas, pintadas… Así actúan los ultras para que los clubes no les echen del fútbol