Ambiente frío en Mestalla pero muy caldeado fuera: la afición no entró en señal de protesta