Ambiente hostil para Cristiano Ronaldo: el portugués vuelve al Sadar