Amarilla, cuándo sí y cuándo no