Álvaro Morata y Marco Asensio: dos historias diferentes en un mismo partido