El semáforo de fichajes está en luz verde