El Alcorcón pasa de la alegría de jugar en el Bernabéu a la decepción de caer en la Copa