Albiol, el otro antiMessi