El Alavés funciona con Abelardo y Las Palmas da un paso atrás