Afición y jugadores hacen una emocionante conjura rojiblanca en el Calderón