Así fue la tarde perfecta de Aduriz en Vallecas: tres goles... y una sonrisa