Adrián, pieza clave en Bucarest