El equipo sevillano de refugiados saharauis que quiere salvar a los niños de la pobreza