Absoluta normalidad en la llegada de la Selección española a Italia