Otra prueba vital para Abidal