El Granada deposita en Abel Resino la responsabilidad de la permanencia