El fútbol inglés boicotea a las redes sociales para luchar contra el racismo