El fútbol, sin colores, apoya el luto del barcelonismo