El fútbol vuelve al Wanda Metropolitano y se envuelve en seguridad